Menú Cerrar

La ópera del pajarraco


La elección de una ópera bufa, como es el caso de Ópera para cazar pájaros, Lúccelatrice. Nos permite valernos de otro recurso dramátcio fundamental: el humor. Al partir de un texto traducido, a los gags de acciones físicas y los musicales, le añadimos los que prepara el propio texto cantado.

El mundo animal siempre ha despertado la curiosidad de los más pequeños. Durante la representación, el espectador va a poder ver a un perro cantante, pájaros impertinentes y todo tipo de iconografía animal que intervienen en la obra con un sentido del humor muy cercano al de los dibujos animados, tan presentes en el ocio infantil.

Opera de N. Jommelli para dos solistas, y dos marionetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp